Día Mundial de la Salud

Con motivo del Día Mundial de la Salud, la red ciudadana Sare ha realizado en Iruña una concentración para denunciar las carencias que sufre el colectivo de presxs vascxs ―22 presonas presas con enfermedades graves― que al estar en prisión no reciben un tratamiento adecuado, ni el seguimiento de su enfermedad (tanto física como mental) por parte del sistema sanitario.
Copio el texto del panfletillo repartido en el acto, y algunos datos (JALGI HADI)que en él vienen.

Esta semana se cumple un año desde que ETA dio por finalizado su desarme gracias a la implicación de la sociedad civil. Hoy, Día Mundial de la Salud, queremos manifestar, que existen dos factores fundamentales que inciden principalmente en la salud de las personas presas:

*Hoy por hoy son 285 los y las presas vascas que están en prisiones españolas y francesas.

La política penitenciaria de excepción que se aplica a los y las presas vascas: el aislamiento, el alargamiento de las condenas y la política de alejamiento crear situaciones de estrés, ansiedad, dificultades para relacionarse, problemas psicológicos… En el caso de los y las presas enfermas, estas políticas de excepción suponen un gran obstáculo para poder hacer frente a la enfermedad, ya que, el/la enfermo/a no dispone del apoyo de sus seres queridos, ni de condiciones de vida dignas ni del seguimiento de su enfermedad con un médico de confianza.

*Al 95% de los y las presas vascas se les aplica el primer grado. Esto habilita la aplicación de unas medidas de excepción que afecta de manera directa en la salud de los y las presas.

•Las condiciones sanitarias de los propios centros penitenciarios: tanto la cárcel como institución, como la actitud y falta de medios de los profesionales de la salud de los centros, influyen de manera negativa en la salud de los y las presas y no permite que se facilite una asistencia sanitaria adecuada. La salud es un derecho fundamental de todas las personas, también de las personas presas No podemos permitir que bajo la escusa de la seguridad se vulneren los derechos de los y las presas vascas y se sigan aplicando estas medidas de excepción.

*En este momento son 22 los y las presas vascas con enfermedades  graves.

Hemos sido testigos de las consecuencias más graves y dramáticas de esta política: los presos que han: perdido la vida en la cárcel, muertes como el de Xabier Rey. Hasta que esta política de excepción no desaparezca tendremos que seguir viendo y viviendo sus consecuencias.
Para ello necesitamos la implicación de la sociedad civil, así como, la de todos los agentes sociales, sindicales y políticos para que se respeten los derechos humanos de las personas presas.

*Desde 1980 son 20 las personas fallecidas en prisión y 10 han muerto poco después de salir de prisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s