Cuartetas persas, 1 -10

Baba Tâhir Uryân

Hace 20 años Circulo de lectores público un tomo (dentro de su Biblioteca Universal, Literaturas Orientales) dedicado a las cuartetas persas y a su más importante “estrella”, Umar Jayyam, poeta y astrónomo (quizá mas conocido en occidente por esto último), se le atribuye la “invención” de la cuarteta junto con otros coetáneos de su época.
Uno de estos coetáneos es Baba Tahir Uryân denominado el Poeta del dolor. Sus cuartetas fueron (son) muy populares y son recitadas frecuentemente en Irán.
En dicha edición (y a modo de apéndice) se publicaron 59 de las 259 cuartetas que se le atribuyen a este Poeta del Dolor.
En Koxmonauta iremos publicando estas 56 cuartetas en 6 entradas del blog.
Hoy posteamos las 10 primeras…

1

Jamás has estudiado metafísica
ni has pisado en tu vida una taberna,
no conoces tus propios intereses:
¿Cómo puedes llamarte hombre de Dios?

2

Sin ti ojalá no crezcan nunca flores
en el jardín, o que nadie las huela;
sin ti, si sonriese el corazón,
ojalá me arrepienta para siempre.

3

¡Socorro, que hay dos males que me matan!
Recuerda el corazón lo que ve el ojo.
Con un puñal me arrancaré los ojos
para que sea libre el corazón.

4

Tu hermosura está presa en mi memoria,
y pondré ante mis ojos una cerca
de pestañas, oh amada, que no deje
que tu imagen se escape de mi vida.

5

Yo fui igual que un halcón que iba de caza,
herido por la flecha de hombre aciago;
no vayas a vagar por las montañas,
pues allí tales flechas te herirán.

6

Vagabundo de Dios, galandar soy,
sin casa ni familia ni ataduras;
ando errante de día, y por la noche
duermo con una piedra por almohada.

7

Por los desiertos vago noche y día,
y lloro sin cesar, aunque no tengo
ni fiebre ni dolor; tan sólo sé
que a todas horas soy llanto perenne.

8

Una leona o pantera quizás eres,
ya que luchas conmigo sin cesar;
si puedo verteré tu sangre, a fin,
oh, amor mío, de ver qué color tiene.

9

¡Qué tortura sufrir el corazón
que para mí es martirio noche y día!
¡Tanto gemir y siempre tan en vano!
Arráncalo, que ya no puedo más.

10

Te lloro, y de tu amor estoy hablando
como el alba que anuncia el nuevo día,
desde este mismo instante hasta que se oiga
la trompeta del ángel Asrafil.

Cuartetas persas, 11-20

©  Baba Tâhir Uryân, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Eitorial.
© Matthew Cusick, Imagen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s