Tenían razón las rosas en lo que decían

Al-Mutanabbi

Dijo el poeta el día en que los cubrieron
con una lluvia de pétalos de rosa.

Tenían razón las rosas en lo que decían: que las habías
convertido en lluvia que se derrama.

Como si las olas del viento fueran con ellas un mar que
albergara frutos rojos de anam*, en lugar de agua.

Quien las ha esparcido es el que esparce sangre
con la espada, y es sensato todo lo que habla.

Quien las ha esparcido es el que esparce sangre
con la espada, y es sensato todo lo que habla.

Si las rosas se quejan de sus manos, que nos muestren
algo mejor que lo generosamente entregado.

Diles que no son lo mejor que se ha distribuido, y que
a ellas, para proteger su generosidad, ha recurrido

por miedo a que le afecte el mal de ojo. Y si el mal de ojo
algo que afectar tuviera, sea ese algo la ceguera.

©  Al-Mutanabbi, poema.
De Tiempo sin tregua.
© Ediciones del Oriente y del Mediterraneo, Edición.
© http://collagesdeblesia.tumblr.com/, Imagen.
*Arbusto del Hiyaz que produce frutos rojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s