Retractación

Aurora Luque

—Querido Marco Aurelio, mis disculpas.
Hace veintidós años confesé en mi epitafio
provisional e islómano
que prefería el ánimo viajero de Estrabón,
su novelar el mar,
su placer en los mapas,
su amor al horizonte que está ebrio
porque bebió del mar color del vino
a tus meditaciones melancólicas
a corazón cerrado.

Hay auroras homéricas,
hay días aurelianos.

                                                      Hoy me acerco a tu mesa fatigada
en un bosque hostil al sol,
recrecido de tóxicos helechos,
de bárbaros rabiosos,
de troncos severísimos que no dan dulces higos,
sin claros zambranianos,
sin senderos.

Digamos que la vida
se nos ha ido encharcando
con lluvias de Panonia
y que son las batallas entre tribus
cada vez más feroces y sangrientas.
Se trata de esperar sin más las estaciones
como espera el olivo
sus brotes y su viento plateado,
su aceituna caída entre la tierra.

©  Aurora Luque, poema.
De Personal & Político.
© Bartleby Editores, editoral.
© Josef Koudelka, imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s