Santorini

Yorgos Seferis

Inclínate si puedes a la mar oscura olvidando
el sonido de una flauta sobre unos pies desnudos
que pisaron tu sueño en la otra vida sumergida.

Escribe si puedes en tu última caracola
el día el nombre el sitio
y arrójala al mar para que se hunda.

Nos hemos encontrado desnudos sobre la piedra pómez
mirando las islas surgentes
mirando las islas rojas hundirse
en su sueño, en nuestro sueño.
Aquí nos hemos encontrado desnudos sosteniendo
la balanza que se inclinaba hacia el lado
de la injusticia.

Talón del poderío voluntad sin sombra calculado amor
esbozos que maduran al sol del mediodía,
senda del destino con el golpe de la mano joven
en el hombro;
en el país que se disgregó que no tiene consistencia
en el país que alguna vez fue nuestro
se hunden las islas moho y ceniza.
Altares derruidos
y los amigos olvidados
hojas de la palmera en el barro.

Deja si puedes que tus manos viajen
aquí en el rincón del tiempo con el navío
que tocó el horizonte.
Cuando el dado golpeó la lápida
cuando la pica golpeó la coraza
cuando el ojo reconoció al extranjero.
Y se secó el amor
en las almas horadadas;
cuando miras a tu alrededor y encuentras,
en torno los pies segados
en torno las manos muertas
en torno los ojos en tinieblas;
cuando no resta ya ni que elijas
la muerte que buscas como tuya,
escuchando un aullido así sea del lobo el aullido,
tu derecho;
deja si puedes que tus manos viajen
despréndete del tiempo infiel
y húndete,
se hunde quien levanta las grandes piedras.

©  Yorgos Seferis, poema.
© Tres puntos, editoral.
© Mick Mather, imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s