Umar Jayyam: Cuartetas 61-80

غیاث الدین ابو الفتح عمر بن ابراهیم خیام نیشاپوری

1048-1131

61
Más que el reino de Kaus vale un trago,
más que el trono de Kobad y de Thus;
y al alba los suspiros de un amante
más que el gemir de hipócritas devotos.
62
El pecado me ha vuelto feo y triste,
pero el día en que muera de embriaguez
me haré traer más vino con mi amante,
pues ¿a mí qué me importa infierno y cielo?
63
No bebo por placer ni por desorden,
ni por faltar a la moral, no, el vino
me permite vivir fuera de mí.
Sólo por eso bebo hasta embriagarme.
64
Me aseguran que habrá, que hay un infierno.
Se equivocan. Si allí tuvieran que ir
amantes y borrachos, tan vacío
como mi mano fuera el paraíso.
65
Me piden que en los meses de chaban
y de redjeb no beba, por ser meses
de Dios y del Profeta. Pues bebamos
en el de ramadán, que es sólo nuestro.
66
Es ramadán y se prohíbe el vino,
nos privan de costumbres tan queridas…
¡Ay, queda tanto vino en las bodegas
y tanto ardor en las mujeres públicas!
67
Esta caravanera que es el mundo,
entre luz y tiniebla, es el desecho
de cien Djemschid, la tumba que es almohada
de otros cien soberanos como Bahram.
68
Si da frutos la rosa de tu dicha,
toma una copa, amigo, bebe, el tiempo
es terrible enemigo sin piedad,
tal vez un día así no vuelva nunca.
69
En el palacio en que bebía Bahram
paren gacelas y reposan leones;
el que armaba las trampas para onagros
ha caído en la trampa de su tumba.
70
Sobre la hierba lloran nuevas nubes
¡Da vida el vino tinto! Este verdor
alegra nuestros ojos, mas ¿a quién
alegrará el que nazca de mi polvo?
71
Ya que es viernes, en vez de usar la copa
pequeña, bebe vino en un tazón;
y hoy bebe dos tazones, no uno solo,
porque es de la semana el día grande.
72
Corazón, si este mundo te entristece
ya que vas a morir, sobre la hierba
ve a sentarte y alégrate unos días,
que nacerá otra hierba de tu polvo.
73
Este vino que adopta muchas formas,
de animal o de planta, nunca pierde
lo que es su misma esencia, pues por ella
es lo que es, aunque mueran esas formas.
74
El fuego de mis crímenes no humea;
¿quién me socorre? Si aparto la mano
de mi cabeza y tiro de sus ropas,
sé que ninguna ayuda obtengo de ellos.
75
Aquel con cuya ayuda cuentas más,
si lo piensas verás que es tu enemigo;
no trates mucho a amigos, con los hombres
de hoy en día es mejor cierta distancia.
76
Nada eres, nada son los nueve cielos,
vive alegre en tal reino de desorden,
pues nuestra vida aquí es sólo un instante,
y ese instante también es sólo nada.
77
Música, vino y una hurí, si existen;
o un arroyo con hierba, si es que hay hierba,
no pidas nada más, que no hay infierno,
ni hay otro paraíso, si es que lo hay.
78
De la taberna vi salir a un viejo
con el sadjada al hombro, ya borracho.
«¿Qué es esto, anciano?», dije. Respondió:
«Bebe, amigo, que el mundo es sólo viento».
79
Un ruiseñor amante de la rosa
al ver en el jardín rosas y vino
sonrientes, me dijo en su lenguaje:
«La vida que pasó no vuelve nunca».
80
Tu cuerpo es una tienda en la que el alma
es el sultán, al que la nada espera.
Ido el sultán, ferracs alzan la tienda
para plantarla en otro campamento.

©  Umar Jayyam, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Editorial.
© Museo Metropolitano de Nueva York., Imagen.


61. Kaus o Kay Kaus fue el segundo rey de la dinastía de los keyanos o keyanios, hijo y sucesor de Kay Obad o Kay Kobad. Thus fue príncipe de la dinastía de los pich-dadianos (‘los primeros distribuidores de la justicia’), hijo de Nuzer, tío de Kay Kaus.
65.  El chabán es el octavo mes del año musulmán y el redjeb el tercero. Son éstos versos sarcásticos, ya que se recomienda que en el mes de ramadán el ayuno de los fieles sea mucho más severo y riguroso, por considerarse que este mes tiene un carácter mucho más sagrado que los otros.
67.  Djemschid fue el quinto rey de la dinastía de los pich-dadianos; aunque su verdadero nombre era Djem, que significa ‘rey’, se le añadió la palabra cbid, ‘sol’, por su gran apostura y sus hazañas. Bahram alude a Bahram-Gur, rey persa de la dinastía de los sasánidas; su sobrenombre de gur, ‘onagro’, se debe a la pasión que sentía por la caza de estos animales.
71. Versos irónicos, ya que el vino está prohibido a los musulmanes, y de un modo especial los viernes.
72. Corazón es término afectuoso que aquí se dirige al copero o a un amigo.
73. Recuérdese que según el poeta el vino es Dios. Los sufíes creen que como Dios está en todas partes y en todo, y todo está en Dios, es posible contemplarlo en cualquier cosa creada, de tal modo que ésta pueda considerarse como una porción de la Divinidad, sin que ello implique la división de la esencia divina.
74. El primer verso alude a los mullas, doctores de la Ley, que acusan a Jayyam de ser irreligioso. Llevarse la mano a la cabeza es ademán de desesperación o de horror; tirar de las ropas de alguien es gesto de súplica, auxilio.
76. Además de los siete cielos a los que se ha aludido en la nota a la cuarteta 42, según los astrólogos persas había un octavo cielo que contenía todas las demás estrellas, y un noveno, sin ninguna estrella, que  envolvía a los ocho restantes.
78. sadjada: ‘alfombrilla que usan los musulmanes para hacer sus rezos’.
79. Doble metáfora: las rosas sonríen al florecer y la sonrisa del vino es el desbordamiento de la copa.
80. Los ferracs son ‘los criados que tienen a su cargo el servicio exterior de la casa’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s