Umar Jayyam: Cuartetas 101-120

غیاث الدین ابو الفتح عمر بن ابراهیم خیام نیشاپوری

1048-1131

101
¡Dios de misericordia y de clemencia!
¿Porqué expulsaste a Adán del paraíso?
Misericordia fuera perdonarme
aun siendo pecador, sin obediencia.
102
Cambia la ciencia por la copa, olvida
premio y castigo, piensa en el Kucer,
y vende tu turbante, compra vino,
pon lana en tu cabeza en vez de seda.
103
¿He reunido algún bien, amigo? Nada.
Del tiempo que se fue, ¿qué guardo? Nada.
Nada habrá al apagarse mi alegría.
Soy la copa de Djem, que, rota, es nada.
104
La música y el vino, ¿dónde están?
Feliz quien el sabor del vino evoca.
Tres cosas amo: la embriaguez, la bella
amante y el rumor de la mañana.
105
Se va la vida, sea amarga o dulce.
Perderla, ¿qué más da en un sitio u otro?
Bebe, porque después de ti y de mí
la luna seguirá con sus mudanzas.
106
Pasa la caravana de la vida,
y el tiempo de la dicha pasa así.
Olvidemos las penas del mañana,
bebamos, que la noche se nos va.
107
Quien hizo tierra y cielos, ¡cuánta herida
causó en el corazón! ¡Y cuántos labios
de rubí con cabellos que tenían
olor a almizcle sepultó en el polvo!
108
Que no te engañe el mundo, pues ya sabes
en qué acaba. No arrojes a los vientos
tu vida tan preciosa. Date prisa
en buscar al Amigo, y bebe vino.
109
Dadme más vino, que mi rostro cambie
de amarillo como ámbar a rubí.
Que me laven con vino cuando muera,
y haced con vides parihuela y caja.
110
Cuando ensillaron el corcel de estrellas
y nacieron las Pléyades y Júpiter,
el diván del destino hizo mi suerte.
Siendo así, ¿de qué puedo ser culpable?
111
¡El pan cocido está en manos de crudos!
¡Poseen los incompletos lo completo
Son mi goce los ojos de las turcas,
pero sus dueños son unos esclavos.
112
Me borrarán del libro de la vida,
expiraré en los brazos de la muerte.
Alégrate, copero, y sirve vino,
ya que es forzoso convertirse en tierra.
113
Como aún tengo vida, me parece
que ya he resuelto todos los misterios;
mas, pensándolo bien, sé que mi vida
ya pasó sin que nada haya aclarado.
114
Necios son los que adoran el sadjada,
sometiéndose a hipócritas devotos
que anuncian el islam, pero que son
como idólatras o quizá peores.
115
Cuando corten el árbol de mi vida
y luego con mi polvo se hagan cántaras,
las llenarán de vino, y este polvo
revivirá por lo que lleven dentro.
116
¡Oh, Dios, indiferente a los pecados,
di a quien explique esta cuestión qué absurdo
considera un filósofo creer
que tu presciencia cuadra con la culpa!
117
Sin yo asentir me dieron esta vida,
y mi propia existencia me sorprende;
morimos sin quererlo, y sin saber
el porqué de venir y de marcharnos.
118
Recordando mis culpas, en el pecho
arde un fuego que baña de sudor;
pero cuando un esclavo se arrepiente
el amo generoso le perdona.
119
El alfarero modelando arcilla,
tras pisarla después la abofetea.
¿No piensa que la tierra que así trata
perteneció algún día a un cuerpo humano?
120
Los sabios que recorren altos cielos
en busca del saber más elevado,
igual que el firmamento, boca abajo,
sufren todos de vértigo y ceguera.

©  Umar Jayyam, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Editorial.
© Museo Metropolitano de Nueva York., Imagen.


102. El Kucer es ‘un arroyo del paraíso de Mahoma formado por un líquido más blanco que la leche, más dulce que el azúcar, más puro que el agua más límpida y más perfumado que el almizcle’. Los sufíes dicen en son de burla que es un vino delicioso. El poeta invita a los mullas, los doctores de la Ley entre los mahometanos, a renunciar a sus suntuosos ropajes y a vestir igual que los derviches sufíes.
103. La copa de Djem, literalmente, ‘la copa del rey’, es una copa prodigiosa que se supone perteneció al célebre Kay Josru, tercer soberano de la dinastía de los keyanios. Tenía grabados los signos del zodíaco y letras cabalísticas, proporcionaba un conocimiento perfecto del movimiento de los astros y de los cielos, y predecía el porvenir.
108. El Amigo es, por supuesto, Dios.
110. Cuando ensillaron el corcel de estrellas: ‘cuando Dios hizo que los astros empezasen a girar alrededor de la tierra’.
111. El primer verso propone un juego de palabras: crudo significa ‘hombre torpe’, ‘ignorante’, y cocido ‘hombre ilustrado’ y ‘culto’. Para los persas lo turco es el prototipo de la belleza, de donde la alusión a las turcas; en cuanto a los esclavos, se refiere a los profanos, esclavos de la superstición.
114. Donde pone que anuncian el islam, el original dice: «los que venden el islamismo».
116. Es decir, que la presciencia divina es incompatible con la doctrina que supone que los pecadores serán castigados después de su muerte.
117. En los dos primeros versos se produce un juego de palabras: lo que se traduce por sin yo asentir en el original equivale aproximadamente a ‘me arrancaron el consentimiento por sorpresa’.
120. Los sabios y hasta el mismo firmamento (que está boca abajo, como señal de desesperación) no pueden conocer la verdad eterna, ya que el destino de los hombres depende directamente de Dios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s