Umar Jayyam: Cuartetas 141-160

غیاث الدین ابو الفتح عمر بن ابراهیم خیام نیشاپوری

1048-1131

141
Tan sólo el bebedor sabe entender
lo que el vino y las rosas siempre dicen;
para el necio lo oculto es un misterio.
Sólo el borracho aprecia estas delicias.

142
En la taberna el vino es lo que lava;
el deshonor allí es irremediable;
así, pues, trae vino, ya que el velo
del pudor para siempre se ha rasgado.

143
He aventado una parte de mi vida
sin conocer ningún día feliz.
Ahora temo que el tiempo no me deje
resarcirme de todo ese pasado.

144
Mi corazón no sabe de remedios,
con el alma en los labios, sin su amor,
mi vida ha transcurrido en la ignorancia,
y de este amor aún dura el enigma.

145
En las tierras del alma hay que ser cauto,
silencioso en las cosas de este mundo;
mientras tengamos ojos, lengua, oídos,
vivamos como si no los tuviéramos.

146
Quien medio pan posee y tiene un nido,
quien no es amo ni siervo, que se crea
un hombre muy feliz, puesto que tiene
una dulce existencia en este mundo.

147
No plantes en ti el árbol de la pena,
hojea siempre el libro de los goces,
que el tiempo que te queda en este mundo
no puede ser más fácil de medir.

148
Si obedezco, ¿será mayor tu imperio?
¿Te han quitado grandeza mis pecados?
Dame el perdón, oh Dios, pues sé que Tú
castigas tarde y muy pronto perdonas.

149
Mi mano, hecha a la copa, ¿cómo va
a moverse entre el Libro y el almimbar?
Eres seco y devoto, yo una esponja,
el fuego no podrá inflamar el líquido.

150
No abrazo a una beldad color de rosa
sin que el tiempo me clave alguna espina;
el peine no acaricia sus cabellos
sin que le arranquen antes muchos dientes.

151
¡Quién pudiera beber vino sin tregua!
Y en mi pecho sentir amor por esos
bellos ídolos. Si a ambas cosas Dios
me pide renunciar, no le haré caso.

152
Por nuestra marcha el tiempo se entristece;
de cien perlas sólo una está horadada;
Por ignorancia habrá cien mil ideas
muy profundas que nadie va a expresar.

153
Hace buen tiempo, ni calor ni frío;
la lluvia lava el polvo de las rosas
y parece que grita el ruiseñor
a las flores doradas: «Bebed vino».

154
Una vez a mí mismo sea extraño
y hablen de mí lo mismo que una fábula,
quisiera, oso decir, que de mi barro
hagan jarras de vino para todos.

155
Antes de que te olviden, bebe vino,
que este néctar ahuyentará tus penas,
Y de alguna beldad deshaz los rizos
como se desharán al fin tus huesos.

156
Antes de que te asedie la tristeza
haz que nos sirvan el rosado vino.
No eres de oro, oh imbécil insensato,
de la tierra no van a rescatarte.

157
Nada ha ganado el mundo con mi estancia;
mi partida no va a darle más gloria;
mis dos orejas no han oído nunca
por qué me hacen venir y luego me echan.

158
Nada se oculta al Sabio de los cielos;
siendo hipócrita puedes engañar
a los hombres, no a Él, que nada ignora
de todos los detalles de tus crímenes.

159
A los tristes el vino les da alas,
y de la inteligencia es un lunar;
ya pasó el ramadán, no hemos bebido,
en el mes de chawal será el desquite.

160
Vive alegre, pues día llegará
en que la tierra va a engullirlo todo;
bebe y deja de lado la tristeza,
que tras de ti todos serán sus súbditos.

©  Umar Jayyam, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Editorial.
© Museo Metropolitano de Nueva York., Imagen.


144con el alma en los labios, es decir, ‘a punto de expirar’. El poeta alude aquí al amor divino.
145. En las tierras del alma, es decir, ‘en las cosas espirituales’.
149. Es decir, no hay acuerdo posible entre los mullas o doctores de la Ley y los sufíes. El Libro es el Corán; seco significa ‘supersticioso’, y su contrario, húmedo, ‘ilustrado’, ‘libre de prejuicios’.
152. Las perlas son ‘los misterios de la creación’, y sólo una de estas perlas está horadada, es decir, ‘solamente un misterio se ha explicado a los hombres’. Jayyam lamenta que la ignorancia de sus contemporáneos le haya impedido revelar los secretos que conoce.
153. El amarillo (de las flores doradas) simboliza el dolor y la aflicción.
154. Una vez a mí mismo sea extraño: ‘cuando yo haya muerto’.
159. El vino es un lunar de la inteligencia porque aumenta su atractivo. El día primero del mes de chawal era una fiesta celebrada con mucha pompa por los musulmanes de Turquía (para ramadán, véase la nota a la cuarteta 65).

Un comentario en “Umar Jayyam: Cuartetas 141-160

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s