Umar Jayyam: Cuartetas 161-180

غیاث الدین ابو الفتح عمر بن ابراهیم خیام نیشاپوری

1048-1131

161
No hay noche en que mi mente no se pasme
ni me inunden las perlas de mis ojos.
Vacío está el tazón de mi cabeza.
Un tazón boca abajo no se llena.

162
Me he creído dispuesto a la oración
y al ayuno, pero, ay, me bastó un cuesco
para borrar todas mis abluciones,
y un trago destruyó todo mi ayuno.

163
Bellos rostros complacen la mirada,
la mano gusta el tacto de la copa;
que cada miembro goce sus placeres
antes de ser devueltos a su todo.

164
No hay brillo en el amor mundano, es fuego
medio apagado que no da calor;
el verdadero amante no conoce jamás,
jamás, ni sueño ni descanso.

165
¿Por qué te adoras a ti mismo o buscas
la causa de la nada o la del ser?
Bebe, pues en la espera de la muerte
mejor vivir durmiendo o embriagado.

166
Mañana venceré este gran obstáculo,
seré dichoso y beberé en la copa;
mi amada me es propicia, como el tiempo;
¿cuándo voy a gozar, si no es ahora?

167
Hay fatuos que han caído en el orgullo,
otros buscan huríes celestiales;
se alzarán las cortinas y veremos
que están todos tan lejos de ti, oh Dios.

168
Dicen que habrá un edén lleno de huríes,
con miel y vino límpido. ¿No es justo
que gocemos del vino y las mujeres
en la tierra, ya que a eso nos destinan?

169
Dicen que hay un edén y que hay huríes,
el Kucer, claro vino, miel y azúcar;
acércame una copa, porque un goce
presente vale más que mil futuros.

170
Bailarían los montes si bebieran,
sólo un necio desdeña echar un trago.
¿Que yo renuncie al zumo de la vid?
¡El vino es alma que nos perfecciona!

171
Me siento a veces como en una jaula,
con una mezcla ruin de agua y de barro,
mas si pienso en romper esta prisión
tropiezo con la piedra de la Ley.

172
Ya llega ramadán, se acaba el vino;
pero antes de acabar chaban, quisiera
beber tal cantidad que me dejase
borracho hasta el gran día de la fiesta.

173
Amigos, basta ya de insulsas charlas,
apaciguad mis penas con más vino.
Cuando vuelva a ser tierra haced de mí
ladrillos de pared en una taberna.

174
Clara o turbia es el agua de la vida,
nuestras ropas de pelas o de berd.
¿Qué más le da a una mente que razona?
Pero ¿le da lo mismo que se muera?

175
Del Principio, ¿quién sabe alguna cosa?
¿Quién fuera de sí mismo ha dado un paso?
Insuficiencia es lo único que veo
en torno a mí, insuficiencia en todo.

176
Si quieres ser feliz, nada codicies,
desátate de todo bien y mal;
porque los cielos seguirán girando
y es muy corta esta vida. Sé dichoso.

177
¿Qué nos esconde el velo del destino?
La Providencia, ¿qué secretos guarda?
Llevo setenta y dos años pensándolo
noche y día, para nada saber.

178
Según dicen, en el último día
Dios hablará encolerizado, pero
sólo el bien va a salir de la Bondad.
No temas, le verás al fin benigno.

179
El vino calmará tu corazón,
los setenta y dos pueblos ya olvidados.
Esta alquimia cultiva, porque un men
de vino va a curar todos tus males.

180
Prohibido está el vino, pero sólo
según el bebedor, la cantidad
y quién bebe con uno. ¿Quién podría
cumpliéndolo beber sino los sabios?

©  Umar Jayyam, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Editorial.
© Museo Metropolitano de Nueva York., Imagen.


161. El tazón de mi cabeza es el cráneo.
162. Las abluciones que deben preceder a la oración no sirven si después de realizadas se satisface cualquier necesidad natural.
163. Según los sufíes, la materia está compuesta de tierra, agua, aire y fuego, y cuando esta materia compuesta por los cuatro elementos se destruye, la parte de tierra que contenía vuelve a su todo, que es la tierra, la parte de agua al agua, y así sucesivamente.
164. El verdadero amante es el que se entrega por completo al amor de la Divinidad.
166. El gran obstáculo es el cuerpo que envuelve su alma, obstáculo para la ascensión de ésta hacia Dios.
169. Para el Kucer, ‘arroyo del paraíso’, véase la nota a la cuarteta 102.
170. Es decir, el vino aleja de las cosas mundanas y acerca a Dios.
171. Porque el Corán prohíbe el suicidio.
172. El chaban es el mes que precede al ramadán, y el gran día de la fiesta es el día primero del mes de chawal (véase la nota a la cuarteta 159).
174. El primer verso alude a las grandes mudanzas de las cosas de este mundo. El pelas es ‘una tela de lana muy grosera que suelen usar los derviches’; el berd ‘una tela muy cara que se fabrica en el sur de Arabia o en el Yemen’.
179. Los setenta y dos pueblos son todos los que habitan el mundo. Según los sufíes, todos tienen razón y todos están en el error, pero el mayor de los errores consiste en preocuparse por ellos. Los persas siempre han sido muy aficionados a la alquimia, que además de proporcionar la piedra filosofal, que convierte cualquier metal en oro o plata, sería capaz de curar todos los males, y Jayyam dice aquí irónicamente que no hay mejor alquimia que el vino. El men es una medida de peso equivalente a unas seis libras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s