No, no pienso…

Ávaro de Campos

No, no pienso en nada,
y esa cosa central, que no es ninguna,
me agrada como el aire de la noche,
fresco al contrastar con el caliente verano del día.

No, no pienso en nada, ¡sí, qué bien!

Pensar en nada
es tener el alma al fin propia y entera.
Pensar en nada
es vivir íntimamente
el flujo y el reflujo de la vida…

No, no pienso en nada.
Sólo, cual si me hubiera recostado mal,
cierto dolor de espalda, o dolor de un lado de la espalda.
Hay amargor de boca ahí, en mi alma:
es que, a fin de cuentas,
de verdad que no estoy pensando en nada;
pero realmente en nada,
en nada…

© Fernando Pessoa, Poema.
© Abada editores, Editorial
© Dillon Samuelson. Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s