Umar Jayyam: Y Cuartetas 451-464

غیاث الدین ابو الفتح عمر بن ابراهیم خیام نیشاپوری

451
Bebe, amigo, que el vino hace sudar
a las bellas de Rhei, las más hermosas;
yo siempre he roto todas mis promesas,
pero jamás un cántaro de vino.

452.
Tengo vino, aquí está mi bienamada,
yo la renuncia de Nessuh no haré;
la historia de Noé no la repitas;
trae, oh copero, vino que me calme.

453
No sé ni cómo unirme a ti ni cómo
vivir lejos de ti ni un solo instante.
¿A quién puedo contar estos tormentos?
¡Qué extraño mal y qué pasión tan dulce!

454
Esta es la hora del vino matinal,
bebamos a pesar de oír la voz.
En un momento así, ¿habrá que rezar?
Silencio, no hables de piedad, bebamos.

455
Oigo la voz de la mañana, oh ídolo
que me haces tan feliz; canta y bebamos,
porque el paso de tir al mes de di
ha derribado a muchos Djem y Kay.

456
No seas descortés con los que beben,
no tengas mala fama entre los sabios,
y bebe, pues ya bebas ya no bebas,
si has de ir al infierno irás allí.

457
Ojalá Dios reconstruyera el mundo
porque podría verle trabajando;
le pido que me borre de la vida
o su arcano tesoro me haga rico.

458
Oh, Dios, dame el puchero, que no tenga
que deberlo a tus otras criaturas;
embriágame con vino y que así olvide
todo saber, y mis tormentos cesen.

459
¡Oh, tú, que eres tan digno del infierno!
¿A Dios le pedirá que a Umar perdone?
¿Qué relación hay entre Dios y tú?
¿Cómo osas enseñarle a ser clemente?

460
No sé vivir sin vino. Soy esclavo
del delicioso instante en que el copero
dice: «Toma una copa más», y yo,
borracho, ya no puedo ni cogerla.
461
Agradezco al copero que aún me quede
este soplo de vida. Un men de vino
ha sobrado de anoche, mas ignoro
el tiempo que aún me queda por vivir.

462
¿Por qué quien tiene un pan para dos días
y un odre roto con un poco de agua,
tiene que obedecer a un inferior
o servir a quien es sólo su igual?

463
Desde el día en que Venus y la Luna
surgieron en el cielo, nadie ha visto
nada mejor que el vino. El tabernero,
¿comprará algo mejor que lo que vende?

464
Los sabios y virtuosos convertidos
en antorcha del mundo no salieron
de esta lóbrega noche. Algunas fábulas
contaron y volvieron a dormirse.

Introducción de Juan Vernet sobre las Cuartetas

La forma métrica del rubaf (“cuarteta” o “cuarteto”) aparece en Turquestán en el primer milenio de nuestra era y desde allí se extiende al resto del mundo. Ahora bien, dado lo sencillo de su estructura, es posible también que haya aparecido, de modo independiente, en distintos lugares del planeta muy alejados entre sí. Lo mismo da. Cuando se habla de cuartetas refiriéndose a las literaturas orientales, todo el mundo piensa en Persia y en el célebre poeta Umar Jayyam, personaje rabiosamente histórico por lo que toca a su talento como matemático, pero fantasmagórico como autor de las cuartetas que se le atribuyen. De hecho, para Occidente, éstas sólo existen desde mediados del siglo pasado, gracias a la traducción inglesa que de las mismas hizo Edward FitzGerald. Es lo mismo que ocurrió con Las mil y una noches, «descubiertas« por Galland: la fama de que hoy gozan en Oriente las Cuartetas persas la deben a la propaganda occidental que de las mismas hicieron, de modo indirecto, ingleses y franceses, que sometieron a su autoridad a medio mundo.
Su fácil manejo hace a la cuarteta apta para expresar todo tipo de ideas susceptibles de ser encerradas en el pequeño molde que ofrece su estructura y que los poetas orientales han sabido explotar hasta la saciedad. Mil veces considerada muerta, ha renacido de sus cenizas siglos después o a miles de kilómetros de distancia, en cualquier lugar, gracias a los contactos constantes entre las culturas persa, turca, árabe, etc. Pues el fenómeno de hibridación entre dos o más culturas, tan característico de la España medieval, tiene lugar allá donde dos lenguas, dos literaturas, dos civilizaciones están en íntimo contacto.
Se ofrecen en esta edición, en versión de Carlos Pujol, las 464 cuartetas atribuidas a Umar Jayyam y traducidas en su día al francés por J. B. Nicolas (París, 1867). Aunque menos literaria que la de Fitzgerald, la traducción de Nicolas es sin embargo mas fiel al original y cuenta con amplificaciones interpretativas de los versos.

© Umar Jayyam, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Editorial.
© Portada del libro , Imagen.


451. Rhei es Ragúes de Media, ciudad que se menciona en Tobías 4:1.
452. La renuncia de Nessuh es un juramento solemne. En el Corán la historia de Noé se repite en cinco o seis versículos diferentes, lo cual, según Jayyam, es una insistencia excesiva.
454. Se refiere a la voz del almuédano, que llama a los fieles a la oración.
455. tir y di son dos meses persas del año solar, según el calendario que utilizaban los iranios antes del islamismo; muchos Djem y Kay: ‘muchos reyes’.
458. embriágame con vino, es decir, ‘embriágame con tu amor’.
464. Alude a Mahoma. La lóbrega noche es la de los misterios de la creación.

3 comentarios en “Umar Jayyam: Y Cuartetas 451-464

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s