V. Aventura

Paloma Palao

La mano desdibuja el sentido y el gesto del amor
interrumpe el silencio. La naturaleza alcanza
la plenitud de la tristeza y amordaza el temor
que se inicia en la sombra. Somos la necesidad
de presentirnos y no alcanza la mano a tocar
el vacío. Las monedas robaron el valor
de la imagen y el dinero nos volvió a la codicia.
Triunfar es consagrar nuestra plenitud
en el tiempo y ofrecer la duda
a la posibilidad del desengaño. Nadie triunfa
frente a sí mismo, si no agota
la última posibilidad del encuentro. Se vuelve
a la quietud con la misma añoranza, con que se consagró
la voluptuosidad de la existencia. Desordenamos
el placer y no volvió a vencernos. Dentro del corazón
el mal pregunta por la inutilidad de la razón
y avanzamos en la oscuridad, como sonríe
un ciego frente al dolor, sin conocer el eje,
ni la dimensión de su causa, pero sabiendo,
que el dolor se ejecuta en la luz, multiplicándose
en la oscuridad, más allá de la realidad
y de la pasión de la nostalgia.

© Paloma Palao, poema.
© Torremozas, editoral.
© Tomasz Tatarczyk, imagen

Un comentario en “V. Aventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s