Un año y un día

Kathleen Coates

Toda la vida recordaré
cosas milagrosas que dijiste…
cosas que no echaré al olvido hasta que muera;
pero tus adorables gestos, cien veces repetidos
—la inclinación de la barbilla al reír, el giro de cabeza
que tanto me gustaba, que conocía tan bien—
se fueron, ¡ay!, mientras me alimentaba a fuerza de soñarlos.

Palabras que el tiempo no desgasta son el estribillo de mi vida
las imágenes sin embargo vuelan.
Lo que quedó por aprehender hasta que volviera a verte
—la curva cerrada de tu boca, tu ceño donde yace la sombra—
son las cosas que trato de apresar en vano,
y he olvidado tus ojos
y el modo en que dibujaba bucles tu pelo mojado por la lluvia

© Kathleen Coates, poema.
© Periférica / Errata naturae, editorial
© Robert Longo, imagen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s