Subterráneo

Pablo Malmierca

Un paseo,
una visión,
los edificios desaparecen,
en su lugar, tras la neblina,
paredes supuran humedad.

Las letrinas del alma,
los pasajes de la desdicha.

Avanzas,
la espalda partida en dos mitades,
duele respirar,
aspiras el dolor,
espiras la calma.

¿Será la solución no respirar?

El camino se hace impracticable,
la humedad,
la emanación putrefacta de los otros.
Mis pies se anegan en el fango,
la realidad te inmoviliza,
pero, ¿hay salvación?

No hay redentor,
nadie ha vertido su sangre
por el simple valor de tus huesos.

Una luz,
sobre tus hombros
el aire maloliente se vuelve iridiscente.

Bajas los ojos
y arrastras los pies
tras el fango de la perdición.

©  Pablo Malmierca, poema.
© PiEdiciones, Editorial.
© Koxmonahuta., Imagen.

Crecida del agua primaveral

Tu Fu -杜甫-

En una noche, el agua subió más de dos pies*;
¿qué haremos si no se detiene en varios días?

Junto al muelle del mercado del sur se venden botes.
¡Ay, sin dinero para comprar uno y amarrarlo a mi verja!

©  Tu Fu, poema.
© Hiperión, Editorial.
© Koxmonahuta., Imagen.

Nota

Se secó tu oración

Luzmaría Jiménez Faro

Al rosario de la vitrina

Rosario en la vitrina:
ya no pasan tus cuentas
enamorados dedos.
Se secó tu oración
y sólo eres
una pequeña pieza
de museo.

Me habita un corazón
que no es el mío:
se ha llenado mi cántaro
de hielo.

Tal vez consiga
en esta lucha
reavivar mi fuego,
vencerme este vacío
y volver a sentirte
entre mis dedos.

©  Luzmaría Jiménez Faro, poema.
© Torremozas, editoral.
© Koxmonahuta, imagen

Guernica

Ilhan Berk

Primero vi la mano
Conmigo la vieron la caballa en el plato el tomate codo con codo
                 con el pimiento y el raki

La bombilla de 100 voltios se encendió una vez y se apagó
Se murió y resucitó
Guernica
Si estamos o no en el mundo
Se preguntó un hombre
Del mismo modo que una vez vi la mano
Luego un ojo verde vino y se detuvo delante de mí
El ojo verde recordaba a todos el mar
A mí no me recordó nada
El ojo verde
Miraba un cielo verde
La mano
Abrió los dedos como un árbol
El y el cielo se guiñaron un ojo

El verde era un mundo peculiar.
Picasso pintó un azul
El cielo se recobró

Aún de mañana
El árbol no había ennegrecido
Vi el toro
Con el toro vi a cientos de hombres por primera vez
Guernica estaba en ebullición

El agua corría hacia atrás
El pájaro volaba hacia atrás
El árbol hacia atrás
Una tempestad un incendio
Algo así
No se veía nada el ojo no veía la caballa en el plato no veía el tomate
                 codo con codo con el pimiento
Es evidente la guerra
Es evidente la muerte
Tres hombres preguntaban quién había hecho esto
Eh dice uno de los tipos
Usted dice Picasso
Eh

Todavía es mañana
Picasso es siempre mañana

En América es tarde
Vi que un color negro
Salió de Guernica
Se fue a parar en una esquina del cielo
Antes este cielo era muy estrecho
Vino Picasso
Todo cambió

Un hombre yace en el suelo, a punto de morir

Todavía es de mañana
La madre tiene sueño
Con una lámpara en la mano pasea sin cesar
Los rojos amarillos negros hablan

Mientras haya guerras

Haces tu agosto rojo
Haces tu agosto ventana

América haces tu agosto
Una mujer entró en la habitación quizá la madre quizá la hija
La botella de raki se cayó y rodó por el suelo
Se unió al agua del pavimento
El agua abrió los brazos
El raki todas sus partes
Se abrazaron muy fuerte
En este mundo la muerte
Es evidente que no es para ellos
Es evidente que el mundo no está bien en Guernica
Es evidente que Picasso está triste
Un agua sintió frío
Lo vio todo el mundo en Guernica
Guernica está oscuro en América
No lo está en el mundo.

©  Ilhan Berk, poema.
© Ediciones del oriente y del mediterraneo, editorial.
© José Luis Zumeta, imagen.

Umar Jayyam: Cuartetas 301-330

غیاث الدین ابو الفتح عمر بن ابراهیم خیام نیشاپوری

301
Aunque bebo, yo no hago mal a nadie,
pues si alargo la mano es por la copa.
Adoro el vino, sí, ¿sabes por qué?
Por no adorarme, como tú, a mí mismo.

302
Te diré entre tú y yo lo que es el hombre:
un ser ruin amasado en triste barro.
Algo come en la tierra algunos días,
hasta que al fin se va y lo deja todo.

303
Mi lugar de oración es la tinaja;
bebiendo me hago digno de ser hombre;
y en la taberna al fin recuperamos
todo el tiempo perdido en las mezquitas.

304
De toda la creación somos el fin,
la esencia misma de lo que Dios ve;
el mundo es parecido a una sortija,
y nosotros su engarce bien labrado.

305
Nos inunda de júbilo el delirio,
alzamos la cabeza hasta los cielos.
Mas henos libres ya de nuestro cuerpo,
devueltos a la tierra, nuestro origen.

306
Si he comido durante el Ramadán
no ha sido por descuido, que el ayuno
me hizo tomar el día por la noche,
y creía estar siempre en el almuerzo.

307
Siempre estamos borrachos, sólo el vino
nos alegra la vida. Deja, pues,
tus consejos, oh necio penitente,
adoramos el vino sin cesar.

308
En esta primavera infringiré la Ley,
y en compañía de beldades
en la hierba echaré vino rosado,
y el prado será un campo de tulipas.

309
Cuando en mí la alegría resplandece
como el sol, me imagino en compañía
de beldades, tomando verde hachís,
antes de regresar bajo esta hierba.

310
Jamás gozamos de una gota de agua
sin que el dolor nos dé amargo brebaje,
ni sazonamos nuestro pan con sal
sin que ésta vuelva a abrir hondas heridas.

311
¡No hagáis ningún ruido en la taberna!
Vendamos el turbante y el Corán
para comprar más vino. Y si pasamos
por la escuela, que sea indiferentes.

312
A la taberna iré todos los días
junto con los hipócritas galandar.
¡Oh, Tú, que nada ignoras, dame fe
si quieres que me entregue a la oración!

313
Ya que nada me importa soy feliz.
No hay comida ni cena, soy feliz.
No hay nada en la cocina, mas tampoco
importuno con ruegos, ¡soy feliz!

314
Sigo atado a las cosas de este mundo,
insatisfecho y avezado a todo;
mas de este bajo mundo nada sé,
aunque tampoco sé nada del otro.

315
Cojo el Corán, con la otra mano bebo,
ya cumpliendo la Ley, ya violándola;
no somos, pues, bajo este cielo azul
ni infieles ni del todo musulmanes.

316
Saludad de mi parte a Mustafá,
y decidle: «Hachemita, con perdón,
¿por qué según la Ley el agrio dug
es lícito y el vino se prohíbe?».

317
Saludad de mi parte a Umar Jayyam,
y decidle: «Ignorante, ¿cuándo dije
que el vino prohibía? Que lo beban
los sabios, sólo al necio lo prohíbo».

318
Tú que ansias tener todos los bienes,
¿no piensas en aquel día terrible?
No olvides que algún día morirás,
mira lo que hace el tiempo con los otros.

319
Tú que resumes todo el universo,
que el eterno copero te dé vino,
y olvida las ganancias y las pérdidas
de este mundo y del mundo venidero.

320
Si algo sabes del círculo sin fin,
sabes que hay dos categorías de hombres:
los que en ellos distinguen bien y mal,
y los que nada saben de sí mismos.

321
Haz que el peso del mundo sea leve,
oculta a todos mis acciones malas;
haz que hoy sea feliz, dame mañana
lo que te dicte tu misericordia.

322
A quien conoce penas y alegrías
todo es lo mismo; el bien y el mal del mundo
han de acabarse, luego ¿qué me importa
que todo sea grato o doloroso?

323
Ya canta el ruiseñor, coge la copa,
que las rosas florecen exultantes;
en estos días véngate por fin
de todos los tormentos que has sufrido.

324
Mira la copa, está encinta de un alma,
como un jazmín que diese raras flores;
pero no es una copa, es agua diáfana
que está preñada de algún fuego líquido

325
Olvídate del mundo y sé feliz,
pasa alegre esta vida de un instante;
de ser siempre dichosos los demás,
tu turno de gozar nunca llegará.

326
Tú que no has visto aún amigos viejos,
que la rueda del cielo no te inquiete;
aprecia lo que tienes, y contempla
sereno los destinos de los hombres.

327
Tú sigue los consejos de Jayyam,
desaconseja, amigo, la oración
y también el ayuno, bebe vino,
roba si quieras, pero haciendo el bien.

328
El mundo es cuerpo, la justicia su alma,
los sentidos los ángeles, los seres
son sus miembros. Tal es la unidad eterna.
Y todo lo demás es sólo engaño.

329
Anoche en la taberna el ser amado
me dio una copa y me invitó a beber.
Le dije: «No, no beberé». Repuso:
«Bebe por el amor que yo te tengo».

330
¿Quieres que el mundo se someta a ti?
Pues fortalece tu alma sin cesar.
Comparte mi opinión: Bebe del vino
y olvida las zozobras de aquí abajo.

©  Umar Jayyam, cuartetas.
© Circulo de Lectores, Editorial.
© Nataly Kovilina, Imagen.

Notas a las cuartetas